Selección, educación y promoción del Talento

Selección, educación y promoción del Talento

octubre 31, 2015 Desactivado Por inqualitas
Marta Díaz Barrera
Marta Díaz Barrera
Fundadora y CEO de Talentoscopio
El directivo del futuro es el que entiende que el cambio llega de la mano de la transformación digital

Ha desarrollado su carrera en multinacionales americanas y francesas, en puestos de gestión y dirección enfocados a abrir mercados y desarrollar negocio, y tiene una experiencia de más de diez años creando equipos de trabajo en el sector digital, ecommerce y el ámbito social. Es Asesora de Talento en empresas, universidades y escuelas de negocio, y seleccionadora y entrenadora de carrera para personas que quieren un cambio. Desde 2010 está involucrada en el ecosistema startup con el objetivo de impulsar el Talento de emprendedores y sacarles todo su potencial, también participa como miembro del jurado en diversos premios y es mentora de proyectos. Colabora cada semana en medios de comunicación (radio y prensa online) hablando sobre Talento, actualidad empresarial y tendencias del mercado profesional. Muy involucrada con la transformación del sistema educativo, comparte su experiencia y conocimientos en el ámbito universitario dando clases e impartiendo conferencias. Es una blogger activa y, en 2014, ha publicado el Primer Estudio de Talento en Startups que existe en España. Se caracteriza a sí misma como una apasionada de desarrollar y transformar el Talento de las personas, de motivarlas y de contribuir al cambio.

¿Se atrevería a definir qué es el Talento en general y en qué consiste el Talento aplicado a la actividad profesional y empresarial?
A mí me gusta explicar y definir el Talento como la habilidad para producir resultados extraordinarios de forma sostenida en el tiempo. Y es importante recalcar el concepto de duración en el tiempo, porque de lo contrario nos acercaríamos a la famosa frase del refranero de nuestro país: «ha sonado la flauta por casualidad».
El hecho de vivir precisamente en el siglo XXI, tiene otra connotación importante a añadir en la definición: el Talento tiene una base social que se refleja en devolver parte de lo aprendido a la sociedad y compartir conocimientos.
¿Cuáles son en su opinión los rasgos principales que deben caracterizar al directivo actual?
Nosotros hablamos de las tres Inteligencias del directivo. Estamos pasando, de un modelo “arriba-abajo” basado en las órdenes y las instrucciones explícitas de los directivos hacia los profesionales, a un modelo “abajo-arriba” en el que el directivo escucha más a su equipo.
El directivo del futuro es el que entiende que el cambio llega de la mano de la transformación digital y crea las condiciones necesarias para que los profesionales que trabajan con él puedan desarrollar todo su Talento. Esto pasa por escuchar y fomentar un ambiente colaborativo, un entorno que aúne el pensamiento estratégico, con el analítico y el enfoque social.
En este contexto es en el que entran las tres Inteligencias: la Emocional de la que nos hablaba Goleman, aunque con un lavado de cara para adaptarlo al mercado y situación actuales; la Inteligencia Cultural, como esa habilidad para reconocer y adaptarse a otras culturas empresariales de manera que tu efectividad como directivo no esté comprometida cuando interactúes y negocies con personas de otros países; la Inteligencia Generacional para saber liderar y gestionar el Talento de cada una de las generaciones que integran el equipo (Generación X, «millennials» y en muy poco tiempo la Generación Z).
alt
Marta Díaz Barrera participando en un Foro sobre Empleabilidad y Talento, 2015
¿Y qué es Talentoscopio?
En Talentoscopio sacamos la Innovación del ámbito científico y la llevamos al ámbito del Talento, a través de tres líneas de acción, con el objetivo de atraer, desarrollar y transformar el Talento de las personas y de los equipos de trabajo. De esta manera estamos además contribuyendo a una mejor definición y difusión de la Cultura del Talento.
Vamos a ir a desarrollar las diferentes partes de su tarea de consultoría. Empezamos si le parece por la dirigida a los profesionales y a la actividad empresarial. ¿Ustedes son una empresa al uso de cazatalentos? ¿Qué servicio específico ofrecen a las empresas?
Ofrecemos consultoría y asesoramiento, a través de nuestra metodología SmarTalent(R). El objetivo es proponer acciones que transformen el Talento de las personas e impacten en los resultados de los proyectos.
Trabajamos con Directores de Innovación y también con el área de Desarrollo de Negocio de las empresas a la hora de definir objetivos, etapas y maneras de implantar la metodología buscando la mejora continua.
Respondiendo a la segunda parte de la pregunta, nos diferenciamos muy claramente de la oferta de servicios de las consultoras de selección y de los cazatalentos que se dedican principalmente a buscar y seleccionar perfiles. En Talentoscopio vamos mucho más allá y además de seleccionar perfiles con Talento, proponemos a nuestros clientes un balance de la situación interna de sus equipos a nivel de Talento y potencial –detenemos la foto–, revisamos métricas y diseñamos líneas de acción que impacten en los resultados.
alt
Marta Diaz Barrera colaborando en jornadas de Microsoft
Tampoco se definen como una consultora clásica en recursos humanos. ¿Puede aclararnos su posicionamiento y situar su oferta en el mercado?
Compartimos y coincidimos con los actores que están en el mercado de la selección, en el hecho de que nos dedicamos a detectar y captar el mejor Talento, sin embargo, otra de nuestras diferencias principales es que en Talentoscopio seleccionamos Talento para empresas y startups basándonos en un modelo de pago por uso. Desde este enfoque, no sólo nos adaptamos a un mercado que ha evolucionado sino también a la nueva manera de trabajar que tienen nuestros clientes.
En este sentido, innovamos frente a los métodos de reclutamiento clásicos porque en lugar de aplicar porcentajes sobre el salario del candidato como hacen las consultoras tradicionales, nuestras tarifas se basan en el tipo de servicio ofrecido y contratado y en el perfil que necesitan incorporar. Y esto a ojos de nuestros clientes supone reducir considerablemente la partida asignada a la selección de un gran equipo.
Otra ventaja adicional es lo involucrados que estamos con el ecosistema de los nuevos modelos de negocio creados por los «millennials». Esta generación de jóvenes emprendedores quieren provocar cambios reales y positivos en su entorno. Su perfil se caracteriza por ser muy ágiles, tener la movilidad geográfica grabada en su ADN y estar permanentemente conectados. No en vano Google les llama la generación del «Always On».
Estos modelos están creando empleo y necesitan incorporar Talento a sus proyectos. Sin embargo, no todas las consultoras de selección «hablan su mismo idioma», como tampoco encajan todos los perfiles que les presentan. Nosotros dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a definir muy bien estos perfiles, a pensar en nuevos roles que a día de hoy no existen y que se crearán, a entender realmente las necesidades del mercado y nos implicamos en la evolución del proyecto. Un ejemplo claro es que apoyamos a las empresas que están solicitando fondos de Horizonte 2020 (H2020) a la hora de definir sus perfiles y tipología de profesionales a incorporar.
Deducimos que dirigen su trabajo tanto a equipos como a particulares. ¿Qué pueden ofrecerle a un profesional que quiera orientar o redirigir su carrera?
Efectivamente, ofrecemos servicios para empresas, pero sin olvidar a clientes particulares a los que guiamos y proponemos mejorar su empleabilidad a través de una orientación de Carrera muy cuidada y muy personalizada.
Nuestros clientes en esta área son profesionales que tienen perfil directivo y también mandos intermedios que desean reorientar su carrera (sí, es posible re-enfocar una carrera profesional).
¿En qué consiste nuestra orientación? En mantener reuniones individuales y confidenciales en las que les entrenamos con el fin de que aprendan a utilizar mensajes clave, a posicionarse y a hacerse visibles, a destacar y a convertirse en candidatos atractivos profesionalmente, tanto para los seleccionadores como para los futuros empleadores.
Nosotros no hacemos coaching en el término estricto de la palabra, sino que aplicamos técnicas y tenemos una metodología concreta para asesorar el Talento, guiar y que las personas sigan desarrollando su carrera y asumiendo nuevos retos.
Estoy contenta de decir que los ratios de resultados en esta línea son muy buenos.
alt
Marta Díaz Barrera moderando una mesa redonda en Salón MiEmpresa
Concluimos, pues, que el centro de su actuación son las personas, no “los recursos humanos”. Pero las personas parten de un entorno y una formación concreta. Tenemos entendido que Talentoscopio colabora en esta formación genérica mediante actividades de cara a las escuelas y a la sociedad.
Estamos muy implicados tanto en el desarrollo como en la transformación del Talento en el ámbito académico; universidades, escuelas de negocios y también colegios.
Personalmente estoy convencida de la necesidad de revisar y cambiar ciertos sistemas de aprendizaje para llevar todos los contenidos hacia un enfoque práctico y hacia situaciones reales. ¿Por qué no nos centramos en que los estudiantes vivan experiencias educativas positivas y en detectar e impulsar sus Talentos y habilidades algunas de ellas no muy latentes, con el objetivo de motivarles y animarles a ser más creativos, tener más iniciativa y a ser resolutivos?
En este sentido impartimos ponencias en muchos foros de distintos sectores, en los que hablamos y compartimos temas relacionadas con el Talento, con las nuevas formas de trabajar, con los perfiles que llegarán, con cómo seleccionar mejor, damos clases en universidades y escuelas de negocios dirigidas tanto a grado como a Máster, trabajamos con los gabinetes de empleo y Carreras Profesionales asesorándolos.
También guiamos perfiles muy concretos y que llamamos de «alto potencial», participamos en mesas redondas, somos miembros de programas europeos para fomentar e impulsar el emprendimiento.
Desde una vertiente más volcada a la sociedad, colaboramos codo con codo con medios de comunicación y tenemos dos espacios de radio semanales en los que hablamos sobre temas de actualidad ligados al Talento, revisamos el perfil de directivos, difundimos la importancia de la cultura del Talento y mostramos que la persona es la que verdaderamente está en el centro de la innovación y de la transformación digital. Por eso es fundamental contar con asesores de Talento.
Usted se ha formado en la cultura empresarial americana y en la de una multinacional francesa, ¿cómo las valora respecto a la cultura y a la praxis empresarial española?
Lo que destacaría es que el hecho de haber trabajado en multinacionales ha supuesto para mí una escuela de aprendizaje enorme y que ha dejado una huella positiva. Formar parte de proyectos con culturas empresariales distintas a la mía, conocer nuevas formas de hacer las cosas y metodologías distintas, te permite después ir definiendo tu propio estilo de gestión, liderazgo y resolución de problemas.
La experiencia de lanzar y crear, partiendo de cero, filiales de empresas extranjeras me ha dado una visión diferente de los negocios y me ha permitido desarrollar Talentos y competencias que pongo en práctica en el día a día de mi trabajo. Esto además, me ayuda a comprender las problemáticas de los clientes ya sean empresas y startups, escuelas y universidades o clientes particulares.
¿Cómo cree que tendríamos que abordar la atracción, la transformación y la innovación en el Talento (con mayúscula, como a usted le gusta destacar)?
Desde un prisma distinto a cómo se está haciendo ahora. Con una mentalidad mucho más abierta que involucre realmente a la dirección de las empresas y a la de los proyectos.
Con un verdadero interés por cambiar las cosas y por detectar oportunidades.
Creando líderes con competencias adecuadas y adaptadas a la era digital, lo que en la Unión Europea se ha definido como eskills.
Aceptando nuevas maneras de pensar, siguiendo lo que los anglosajones conocen como «fresh thinking».
alt
Marta Díaz Barrera en el espacio semanal El Ritmo del Talento en Capital Radio
¿Cómo ve el futuro del trabajo en general, tal como lo conocemos hasta ahora, y del Talento aplicado a las actividades y a las nuevas formas de trabajo que se van imponiendo y que pueden ir apareciendo en el futuro?
El giro tan grande que ha dado el mercado, ha afectado a la forma en que concebimos el trabajo. Las tecnologías, los datos, Internet de las Cosas y las redes sociales han irrumpido con fuerza y están marcando tanto el ritmo como la manera en que nos comunicamos, colaboramos y trabajamos. Muchas profesiones están todavía por inventar y cada año nacen perfiles nuevos, por poner un ejemplo, desde hace un par de años hemos empezado a hablar del perfil «corredor de última milla».
Las tendencias nos indican que el futuro estará centrado en trabajar por proyectos y que los trabajos para toda la vida, tal y como concebían las generaciones X y anteriores, no existirán.
La lectura positiva es que hay muchas cosas nuevas por hacer y poder participar en esto y vivirlo en primera persona es un reto increíble.
¿Qué consejos les daría entonces a los jóvenes que inician su andadura profesional para que puedan desarrollar su Talento?
A los jóvenes de hoy en día les daría muchas pistas que de hecho comparto con ellos durante las clases, pero si tuviera que resumirlas en tres únicos consejos clave, les diría: (a) que nunca dejen de aprender y que se empapen de todo lo que ocurre a su alrededor, independientemente de que esté o no relacionado con sus estudios o formación. Eso es Cultura y eso les ayudará a forjarse como personas. (b) Que el inglés (como Talento técnico) ya no es un valor añadido en el siglo XXI, por lo que otros idiomas adicionales son siempre bienvenidos en un mundo global. (c) Que no tengan miedo a ser inquietos, curiosos, a viajar y a conocer otras maneras de hacer las cosas. Eso les dará un bagaje que les permitirá acceder a puestos de trabajo en distintos lugares del mundo y esa es siempre una experiencia de vida apasionante. Por supuesto algo indispensable a añadir, que tengan siempre respeto por las personas independientemente de su nacionalidad o condición social. Es ahí donde se mide la grandeza de una persona.
Me gustaría terminar la entrevista con una gran cita de Nicholas Butler que dice: «Hay tres tipos de personas: las que hacen que las cosas pasen, las que miran las cosas que pasan y las que se preguntan, ¿qué pasó?»
Redacción Madrid
Más información:
www.talentoscopio.com