Excelencia en asesoría empresarial dirigida a las nuevas tecnologías

Excelencia en asesoría empresarial dirigida a las nuevas tecnologías

diciembre 27, 2016 Desactivado Por inqualitas
Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña
Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña
Experto en tecnología
Las pymes innovan poco o muy poco, en gran medida por falta de formación y cultura de la innovación

Es empresario, inversor privado y uno de los autores especializados en el sector de nuevas tecnologías con más prestigio. Es presidente de la Fundación Marqués de Oliva; vicepresidente de la AIEI (Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet), y consejero delegado de Ocio Networks, Grupo Publispain y Lazer Rede de blogs en Brasil. Entre otras distinciones ha sido distinguido con la Encomienda de número del Mérito Civil de España. Colabora habitualmente en los programas La Linterna de la Cadena Cope y Cuarto Milenio de la cadena Cuatro. Es autor de cuatro libros: Ha llegado la hora de montar tu empresa (2011), Desnudando a Google (2012), Sí, puedes (2013), y El Quinto Elemento (2015), los cuales han sido traducidos a numerosos idiomas.

¿Cuesta un poco resumir sus múltiples actividades? ¿Cómo se definiría usted en el terreno profesional?
Como un empresario que lucha cada día por levantar sus empresas, un inversor privado, que apoya a profesionales que saben lo que quieren y un autor especializado en el sector de nuevas tecnologías, en las que llevo toda mi vida profesional.
¿Y en el personal? ¿Qué rasgos cree que le definen mejor? ¿Tienen mucha relación entre sí estas dos vertientes?
Todas tienen que ver, cada día la faceta profesional y la personal van unidas, no es algo que puedas separar fríamente. Como empresario me gusta pensar a largo plazo, pero con acciones inmediatas, y con mi familia, me gusta pensar en cómo alegrar cada día que vivimos, pero sin olvidar que el futuro está a la vuelta de la esquina, y hay que tenerlo siempre muy presente.
¿Cuáles son las temáticas que más le han motivado para escribir sus libros y artículos y en cuáles está trabajando actualmente?
Como le comentaba, el eje vertebrador de mis libros es la empresa, la tecnología y lo importante de saber vivir la vida, para disfrutarla plenamente, son las motivaciones que hasta el momento han llenado mi día a día. Ahora mismo no estoy escribiendo ningún libro, aunque si es cierto que siempre te ronda algo por la cabeza, pero necesito tiempo y eso ahora no me sobra.
¿En qué ámbitos de la economía del conocimiento se desenvuelve mejor? ¿Cuáles son a su juicio los que determinarán el futuro económico y social de España y de Europa?
La economía del conocimiento va desde la educación, investigación y robótica, a la biotecnología o industria aeroespacial. Evidentemente no conozco tanto como desearía muchos de los aspectos de áreas muy específicas, pero es cierto que la robótica y la biotecnología tienen un claro interés para la sociedad, y por lo tanto para empresarios e inversores.
Cada uno de estos aspectos o áreas que he indicado son básicas para la sociedad del hoy, ya ni siquiera del mañana, y si España o Europa pierden el tren en alguna de ellas, otros países no lo dejarán pasar. Lo que pasa es que a Europa ya se le han escapado muchos trenes, no creo que estemos en disposición de dejar pasar ni uno más.
¿Entre las empresas de las que forma parte qué prestaciones o servicios destacaría?
Nunca destaco las actividades que realizo, al final el conocimiento de cada uno de los profesionales con los que colaboro, y la visión a largo plazo, nos permite alcanzar los objetivos que nos marcamos periódicamente y cuando no lo conseguimos, todos juntos trabajamos para evaluar errores y andar mejor los nuevos caminos, pero siempre desde una dinámica de trabajo en equipo.
¿Para quién cree que son más valiosos? ¿Cuál es su target o tipología de clientes? ¿Cuáles son sus aportaciones más relevantes para las empresas y las organizaciones?
Las empresas no son máquinas que se mueven solas, detrás hay gerentes e inversores, y para todos ellos es importante que el dinero que se ha invertido en la compañía sea rentable, bien por crecimiento, o por otros factores, pero todo el mundo trabaja o invierte para conseguir un beneficio. Ser capaz de saber alcanzar la meta, es mi trabajo diario.
Nuestra revista se dirige de manera especial a los emprendedores, profesionales y funcionarios de carrera que tienen la calidad de sus productos o servicios como primera razón de ser. ¿Qué consejos les daría para abordar de manera eficaz la transformación digital y la revolución en todos los órdenes que estamos viviendo?
Muchos creen que la transformación digital consiste en una simple actualización de nuestros equipos tecnológicos, y eso es quedarse corto de miras: el verdadero cambio se sitúa en las personas.
El cliente de cada una de las empresas actuales y futuras, vive en un mundo digital, global, hiperconectado, en constante y rápido cambio, y ese ecosistema influye de forma definitiva a los negocios. El cliente ha pasado de ser analógico a digital, para todas ellas es fundamental el diseño de una estrategia digital global.
Han de buscar una empresa o crear un departamento que favorezca la transformación y adaptación a la nueva era digital, a sus profesionales, a sus sistemas, a sus relaciones y a sus productos, que a través de un modelo propio, ágil, flexible, innovador, totalmente personalizado y adaptado a sus necesidades, les permita avanzar, e incluso convertirla en referente en su sector.
¿Y a los responsables de las pymes españolas? ¿Cree que este sector básico de nuestra economía está a la altura de los tiempos? ¿En qué tenemos que mejorar?
La pyme es el sustento de nuestro país, las pymes y los autónomos. Las grandes corporaciones son fundamentales, pero la base real todos sabemos cuál es.
Pero las pymes innovan poco o muy poco, en gran medida por falta de formación y cultura de la innovación. Según un estudio reciente, el 90% de las microempresas españolas no innovan cada año porque “ya invirtió en años anteriores”, pero nunca me ha gustado generalizar. Conozco muchas pequeñas y medianas empresas que lo hacen con buenos resultados, pero siguen siendo pocas.
En cuanto a las empresas de mayor dimensión, ¿somos verdaderamente competitivos a nivel global en este ámbito, en el que se mezclan la economía con la ciencia, la tecnología y el pensamiento?
Sí, los profesionales españoles están muy bien valorados, en cualquier gran compañía fuera de nuestras fronteras encontrarás compatriotas en cargos de responsabilidad, un ejemplo claro son los ingenieros, pero podemos hablar de investigadores, médicos, y de otros muchos profesionales.
Debemos de ver los valores positivos que tenemos y no solo los negativos, es el primer paso para conseguir romper los viejos tabúes que no tiene sentido seguir alimentando.
¿El conjunto de la sociedad y los líderes políticos son conscientes de la importancia decisiva que las nuevas tecnologías tienen ya en nuestro progreso económico y social? ¿Avanzamos en la dirección adecuada y al ritmo apropiado?
Creo que no mezclaría el conjunto de la sociedad con los líderes políticos, en ambas áreas hay excelentes trabajadores y profesionales y también otros que deberían de buscar nuevas metas en sus vidas y no molestar al resto, pero por muy conscientes que estén de la importancia de las nuevas tecnologías en la sociedad actual y futura, siempre se puede y se debe de dar un paso más en pos de las futuras generaciones. Este es un trabajo de todos y no sólo de unos pocos, ese es el verdadero cambio de nuestra sociedad, entenderlo, hacerlo nuestro y apoyarlo.
Redacción Madrid
Más información:
www.alejandrosuarez.es