La libertad y los derechos de la mujer como factores básicos del desarrollo social

La libertad y los derechos de la mujer como factores básicos del desarrollo social

junio 26, 2016 Desactivado Por inqualitas
oaquima Alemany
Joaquima Alemany
Presidenta de Dones per la Llibertat i la Democràcia
El liberalismo incorpora desde el inicio la aportación de las mujeres.

Joaquima Alemany Roca es abogada, mediadora y técnica superior de la Administración Pública. Cursó estudios para directivos públicos en IESE y en ESADE y ha sido regidora en el Ayuntamiento de Barcelona por CDC (1982-1985), senadora por Barcelona (1989-1993), diputada en el Parlamento español (1993-1996) y diputada en el Parlament de Catalunya (1999-2003), presidenta del Institut Català de les Dona de la Generalitat de Catalunya; (1989-1997), presidenta de International Network of Liberal Women y vicepresidenta de la Internacional Liberal (2003-2012). Preside en la actualidad la asociación Dones per la Llibertat i la Democràcia (Mujeres para la Libertad y la Democracia), centro internacional de recursos, investigación y estudios para promover la formación y la plena participación de las mujeres en la sociedad. Es autora de varias obras sobre los derechos de la mujer y ha participado en relevantes conferencias internacionales (con especial mención a la IV Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Mujer en Pekín, en 1995) en las que coincidió con relevantes personalidades liberales comprometidas con la defensa de los derechos de la mujer. Ha recibido la Medalla institucional de la Universitat de Vic y la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, máxima distinción estatal concedida al colectivo de letrados por su participación como parlamentaria en la elaboración de la Ley del Código Penal.

Usted ha tenido una gran presencia en el ámbito representativo de la política. ¿Qué opina de la percepción actual de la política por parte de la ciudadanía? 

Hemos pasado de una política representativa de los partidos políticos a una política participativa de las personas, que directamente intervienen en política aunque sea sin programa, sin partido y sin una línea clara. Ya se había estudiado hace tiempo y se pensaba que no llegaríamos a esta situación,  pero ha llegado. La gente piensa que un cambio puede ser mejor y que lo que ha habido hasta ahora no funciona. Hay que decir también que frecuentemente nos olvidamos también de las cosas buenas que se han hecho. Los nuevos movimientos políticos se aprovechan del descontento y la gente piensa que con estas organizaciones nuevas tendrán un futuro mejor. Con lo que los partidos tradicionales están desorientados. 

¿En cuanto a los políticos en concreto, aparte de los impresentables –que, por lo que parece, suele haberlos en casi todos los partidos–, con qué clase de políticos cree que contamos?

En los casos que mejor conozco, desde mi punto de vista creo que hay que distinguir entre la tipología del político que se da en Catalunya y la más propia del Estado o del gobierno central.

En la política española que se ha hecho desde Madrid los políticos que hemos tenido, sobre todo en los primeros tiempos de la democracia y en parte hasta ahora han sido altos funcionarios, que han tenido una formación técnica, pero no han tenido una formación política-democrática, ni creo que han aprendido a saber dar confianza. Además han ido muy presionados porque Europa ha ido a un ritmo más vivo y ha apretado a los políticos de aquí a adaptarse como fuera. Por ejemplo, aquí en realidad no hemos tenido una escuela de formación de políticos, como la que desarrolla la Fundación Friedrich Naumann en Alemania, en algunos países europeos y ahora, de manera muy activa, en Hispanoamérica.

En el caso catalán, que para mí es más próximo, la gente que se ha dedicado a la política no eran funcionarios en su mayoría, no sabían cómo iba la política y la administración o administraciones públicas, en esto han sido poco profesionales, han representado y representan a sus partidos políticos pero les cuesta hacer programas serios y adecuados a los cambios de la sociedad. Después, tanto aquí como en el conjunto español, no podemos obviar que partíamos de un proceso no democrático y de una guerra civil. El presidente Suárez hizo un gran esfuerzo, pero sin tener en cuenta que el cambio a la democracia requiere un aprendizaje. Pensad que tuvimos ministros franquistas, que tuvieron una fuerte influencia en la legislación y en la aplicación de las primeras leyes de la democracia.

¿Cree que se dedican a la política las personas más capacitadas?

Conozco mejor los casos más próximos: especialmente en Catalunya, los primeros que empezaron la actividad política democrática –como  Coll i Alentorn, Pujol, Trías Fargas, Reventós o Gutiérrez Díaz– sí tenían una formación. Pero ellos tuvieron que elegir a conocidos, a personas en las que ellos confiaban, pero que no eran profesionales, como los altos funcionarios a que me he referido. Y entonces nos hemos encontrado aquí con una tipología de políticos que ni conocían la función pública, ni eran profesionales, ni estaban preparados para hacer política. Sí que es verdad que más adelante se organizaron cursos en ESADE y en el IESE, pero ya eran para gente más joven y con los estudios universitarios adecuados.

Hoy en día proclamarse liberal en política es casi una temeridad, por el descrédito que ha generado el neoliberalismo extremo entre amplias capas de la población. ¿Entre las distintas versiones del liberalismo, cuál cree que es la correcta y adecuada?

Para mí el liberalismo se basa en la idea de libertad, que es la que proclamaron nuestros fundadores, los grandes pensadores que fijaron los principios de la libertad en política en el siglo XVII, XVIII i XIX, como Locke, Montesquieu, Tocqueville, Franklin, Stuart Mill, etc. Y también en el siglo XX, como es el caso de los autores de la escuela de Friburgo, de Viena y algunos autores independientes que han sabido preservar y defender los principios básicos de la libertad que son consubstanciales al ser humano.

Pero creo que hay un factor que es muy positivo en la idea liberal y es que el liberalismo, ya desde sus inicios, es la única ideología que ha incorporado a las mujeres y que ha permitido que, incluso cuando casi ni existían las sufragistas, las mujeres pudieran ya intervenir en política.

¿Cómo fueron los inicios de su actividad política?

Cuando yo entré en la política tenía una formación previa, había completado la carrera de Derecho, y trabajé en su momento en el Plan de Desarrollo con Fabián Estapé (porque era lo que creía que en aquel momento estaba más cerca de la actividad política en mi entorno catalán). Pero ya con la democracia empecé a trabajar para la Diputación de Barcelona después de hacer oposiciones, aquí no teníamos ideologías o no nos influían las ideologías en el trabajo, analizábamos simplemente lo que veíamos que hacían fuera. Después, al entrar en el proyecto de unidad europea, comprobamos que todos éramos nuevos o novatos en la política democrática, al compararnos a otros que ya llevaban muchos años de democracia y que nos ayudaron mucho, mediante las directivas y con una legislación europea bien estructurada, pero en realidad nos faltaba la formación práctica necesaria, todos éramos amateurs de alguna manera.

¿Por el hecho de ser mujer, fue aceptada también con facilidad en la vertiente internacional de su actividad?

En realidad pude entrar fácilmente en este ámbito precisamente porque era liberal. Yo ya estaba implicada en el desarrollo del liberalismo internacional y allá no se te pedía que fueras de un partido o de otro sino que tuvieras en cuenta unos principios básicos liberales, con un compromiso de honestidad y una conducta austera (habíamos de pagarnos los viajes y todos nuestros gastos de nuestro bolsillo, etc.). Pero allí sentías lo que era la libertad, y además el hecho de tener que trabajar con gente de Europa y de todo el mundo me ayudó mucho. También cuando estuve en el Congresos y en el Senado tuve la oportunidad de participar en encuentros internacionales que me ayudaron a formarme. Recuerdo con especial cariño la conferencia internacional de Pekín sobre los derechos de la mujer, en 1995. Allí la gente no se agrupaba por países o continentes sino por ideologías políticas, y así los liberales teníamos nuestro propio grupo. Allí conocí a Simone Veil, que fue la primera presidenta del Parlamento Europeo (a quien nuestra asociación otorgó el premio Libertad en el año 2009) y a Hillary Clinton. Fue la época en que presidí durante nueve años la Internacional Liberal de Mujeres y como vicepresidenta de la Internacional Liberal en su conjunto. Todo esto me permitió profundizar en las problemáticas tanto europeas e hispanoamericanas como asiáticas y africanas, en los países y culturas en que el tema liberal era más fácil que entrara. Lo entendían en seguida y lo veían bien, especialmente las mujeres.

oneRepresentates de la asociación Dones Lid en el acto organizado por el National Council of Women en la sede NN. UU., en marzo de 2016.

¿Podría resumirnos algunas acciones y personalidades de la Internacional Liberal de Mujeres?

Creo que la labor que estamos haciendo en África es muy importante. Por ejemplo en la Universidad de Ciudad del Cabo hay organizado un grupo liberal entre las asociaciones de Alumni, para la formación de las personas que vengan de fuera, o sea que ya se ha entrado en la praxis de un liberalismo de formación y de funcionamiento eficiente. De nuestro grupo de la International Network of Liberal Women (INLW) hay mujeres que han destacado en la política de países importantes. Por ejemplo, en Marruecos la ministra de Medio Ambiente, que es la primera mujer ministro que han tenido; en la Côte d’Ivoire hay dos ministras de nuestra organización; en Senegal ha habido tres mujeres y algunas han continuado en altos cargos de la administración. 

También me gustaría referirme a Asia, allí tenemos muchas políticas relevantes que forman parte de nuestro grupo, tenemos el caso en Birmania de la premio Nobel de la Paz y consejera de Estado de Birmania, Aung San Suu Kyu. Está Cory Aquino en Filipinas. En Taiwan, tenemos el ejemplo de Annette Lu. 

Muy significativa es también nuestra presencia en Hispanoamérica; allí los grupos liberales van avanzando porque las universidades van formando cada vez a más mujeres. Hay que citar el caso de México, que en este sentido es un país políticamente muy avanzado, con unas personas muy capaces y unas posibilidades inmensas. Hay que tener en cuenta que la ideología liberal nos une con estas personas por el hecho de que a todas nos marcó desde sus inicios la Constitución de Cádiz de 1812, ya que entonces formábamos parte del Imperio español. Varias de sus constituciones siguen inspirándose en este texto legal, al cual como catalana le tengo un especial cariño, ya que permitió  el reconocimiento a la lengua y al estatus legal especial para Cataluña, que supuso el respeto y el reconocimiento del derecho civil catalán (que, por cierto, ni el mismísimo Franco se atrevió a tocar).

Hay quien opina que la mujer en general no es proclive a la ideología liberal, por la sumisión a la que suele estar sometida, especialmente en los países en vías de desarrollo.

Yo creo que el liberalismo precisamente es una idea política que abre las puertas a las mujeres más que cualquier otra ideología. Lo que pasa es que hay mucha ignorancia, aquí y allá, y la mayoría no saben muy bien de qué hablan. En mi caso, cuando asisto a los congresos de los partidos políticos liberales sudamericanos las mujeres siempre están presentes y tienen una gran influencia. En ninguna parte he tenido más éxito en mis speechs, porque me implico emocionalmente con ellas, en definitiva les explico mi vida y lo que la idea liberal ha hecho para mi desarrollo como mujer, tanto en lo personal como en lo profesional. Mi formación liberal me ha permitido una forma de vida comprometida, en la que yo he podido hacer y hago lo que hago precisamente por ser liberal; si no ni mi marido lo hubiera entendido, ni mis hijos, ni mi familia, ni mis compañeros de profesión, ni el partido al que me afilié, ni nadie. El liberalismo es una puerta abierta a una manera de ser diferente. Normalmente en estos países no todas las mujeres pueden ir a estudiar fuera, pero las que sí lo consiguen vuelven reforzadas con estas ideas, y así suele ocurrir que en los países en que hay menos libertad para las mujeres es donde hay más mujeres liberales. Ven que esta idea facilita la expresión libre de su personalidad al mismo tiempo que se sienten muy solidarias con las otras mujeres.

oneDones LiD obtuvo en 2001 el estatus especial consultivo de la CSW o Comisión Jurídica y Social de la Mujer de NN. UU.

¿Y en los países desarrollados, las mujeres tienen asegurados todos sus derechos? ¿Por ejemplo pueden acceder a los cargos de más responsabilidad, tanto públicos como en la empresa privada?

Esta es una lucha en la que estamos. Pero voy a ser muy clara poniendo un ejemplo significativo: mi opinión es que si Hillary Clinton no hubiera sido liberal no hubiera llegado hasta donde ha llegado. También si no fuera una mujer fuerte no podría haber avanzado en su vida familiar y en su actividad profesional. Pienso que no hay ninguna otra ideología que te acompañe tanto, esta ideología refuerza tu sentido de la libertad y tu autoestima. Y para ganar la libertad tú no debes hacer perder la de los otros, y esto me parece muy positivo. Más bien te hace amiga de los otros, te hace adaptarte a ellos y a sus problemáticas. También creo que es preciso recordar que ella ha contado siempre con el apoyo de los grupos de la Fundación Friedrich Naumann, esto hay que ponerlo en valor, porque si no la gente se cree que una persona sola puede hacerlo todo. La Friedrich Naumann es un equipo técnico que funciona desde hace mucho tiempo, que se inspira en el liberalismo y que ha salido de Alemania. Incluso la canciller Merkel, que no es liberal, desde el gobierno ha dado su apoyo a esta organización. Porque esta fundación ayuda a hacer personas y líderes políticos, y además sirve no sólo para los liberales sino también para otras ideologías que no niegan la libertad de las personas, y ayuda a mejorar el tono político del conjunto de las sociedades en las que actúa. 

Háblenos por favor de Dones LiD, Mujeres para la Libertad y la Democracia. ¿Cuándo y por qué se constituyó la Asociación?

Salió del grupo liberal catalán, de quienes trabajamos en la política catalana en el ámbito de los derechos de la mujer. Varias mujeres de nuestro grupo pasamos a formar parte de la Internacional liberal. Yo tuve la suerte de ser de las primeras presidentas (cuando todavía estaban las sufragistas inglesas) en el año 89-90. Fue en los años noventa que nos organizamos y así en 1995 pudimos ir a la conferencia de Pekín. Yo fui presidenta por primera vez el año 2001 de INLW y entramos en NN. UU., en el Consejo Económico y Social, como International Network of Liberal Women (grupo integrado en la Internacional Liberal desde 1999). Fue precisamente entonces cuando decidimos que si no poníamos el movimiento en marcha en Catalunya nos quedaríamos a medias. Ya el Govern de la Generalitat había creado anteriormente el Institut Català de la Dona, y fue entonces surgió, en 2001, Dones LiD. 

¿Podría resumirnos sus principales actividades y líneas de actuación de cara al futuro?

Ante todo estar presentes en el Council Women de las NN. UU., que no es sólo liberal puesto que constituye la asociación de mujeres de todas las tendencias políticas más importante del mundo. Tiene su sede en Corea del Sur. Precisamente en este país hay más de cinco millones de mujeres asociadas, la mayoría liberales. La presidenta actual del Council Women es la surcoreana Jungsook Kim. Agrupa a todo el mundo, nosotras como Dones LiD estamos en la Internacional Liberal y en el Council Women, así como en las organizaciones a  nivel del Estado español, de profesionales de la abogacía y de mujeres que trabajan en el ámbito internacional. Redactamos informes cada año sobre los derechos humanos y en estos momentos en las Naciones Unidas tenemos ya organizada ONU-Mujeres, que representa a todas las mujeres del mundo, con lo que el secretario general tiene ahora a su lado una secretaria general femenina, que actualmente es la africana Phumzile Mlambo-Ngcuka.

oneRecepción del ayuntamiento de San Juan de Sacatepequez a Dones Lid y a CONAMGUA (Consejo Nacional de Mujeres de Guatemala)

Entre las principales actividades de Dones per la Llibertat i la Democràcia están la presentación de informes a la ONU y a los parlamentos, la edición de libros, la organización de exposiciones y toda clase de actividades de concienciación, etc. Pero me gustaría referirme a varias actividades que para nosotras son muy importantes. 

Una es la formación de mujeres que, por circunstancias de la vida, han perdido el trabajo y se han quedado sin poder seguir en su vida personal, social y profesional; esta actividad la iniciamos en el Institut Català de la Dona. Lo dirigimos a mujeres entre 18 y 64 años, las formamos, les aseguramos una cultura mínima y que tengan unos mínimos conocimientos de informática. Con EADA les hacemos unos cursos para asegurar su autoestima y cuando terminan están suficientemente preparadas para pedir un trabajo. Está siendo un éxito en Barcelona y llevamos ya tres convocatorias entre los años 2010 y 2014 con 120 mujeres formadas.

Por otra parte estamos incidiendo mucho en la actividad internacional, esto lo hacemos con ESADE y la ayuda de diversas entidades. 

En Marruecos impulsamos la red Connectingroup, para mujeres de ato potencial que, a través de nuestra formación, pueden contribuir al desarrollo humano, económico y político de su país. 

Estamos desarrollando también un proyecto piloto en Guatemala, al que llamamos Buena Gobernanza, Ciudadanía e Igualdad de Oportunidades entre las Mujeres. Lo hacemos con los ayuntamientos del país y nuestras socias de allá en el Council Women. En la actualidad lo estamos aplicando en concreto al municipio de San Juan de Sacatequepez y el de San Antonio, de Aguas Calientes.

one
oneActo conjunto, el día 8 de abril de 2016, en el Palau Macaya (de la Obra social “la Caixa” en Barcelona), de Dones Lid e INLW (International Network of Liberal Women), con motivo de la Jornada “El empoderamiento de la mujer para el desarrollo sostenible, la nueva agenda 2030 de las Naciones Unidas”. Con las ponentes: Joaquima Alemany Roca, presidenta de Dones Lid; Margaret de Vos Van Steenwijk, presidenta de INLW; Iolanda Piedra, empresària y presidenta de Club XXIe Siècle; Patricia Olamendi, vicepresidenta de INLW; y Leticia Gutiérrez, miembro del Bureau de INLW.

También tenemos un proyecto para África, en donde mujeres muy jóvenes suelen parir niños de un peso que rebasa los estándares, esto suele generar la enfermedad llamada fístula obstétrica, y allá no encuentran a los médicos apropiados para coser y curar a las afectadas. Hemos intentando coordinarnos con organizaciones de médicos internacionales, pero aquí de momento sólo tenemos la colaboración del Dr. Pere Brescó y de su esposa, se trata del director del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Igualada (Barcelona). Los veranos van a África a hacer estas operaciones. Hemos empezado por la Côte d’Ivoire, en donde tenemos nuestra asociación de mujeres. Ellas lo explican a sus maridos, y en cada lugar en el que trabajamos tenemos al médico, a la enfermera y al centro médico adecuado, en las que se instruye a los profesionales locales para que puedan hacer la intervención.

Como veis nuestras actividades son muy diversas y el trabajo que tenemos por delante las mujeres en el mundo es inmenso. 

Redacción Barcelona
 
 
logo2010