LA SUPERCOMPUTACIÓN ESPAÑOLA SE INICIÓ EN BARCELONA