Altran, liderazgo en consultoría tecnológica

Altran, liderazgo en consultoría tecnológica

junio 25, 2019 Desactivado Por inqualitas
Redacción inQualitas

Altran España

A la vez que España estaba consolidando su todavía joven democracia, en Francia se originaba el germen de lo que sería el Grupo Altran. Era el año 1982, y Altran nacía con un claro modelo diferenciador de hacer consultoría: con una visión de negocio que va más allá de la mera consultoría de proyecto y que se apoya en el diseño completo y en los servicios de desarrollo, dirigido principalmente al segmento de la alta tecnología de la industria aeroespacial y militar. Una fórmula de éxito que, treinta años después, ha llevado a Altran a ser una firma global compuesta por una red de 21.000 expertos internacionales presentes en más de 20 países y, a España, a ser uno de sus principales mercados.

Esta diferenciación se estructuró bajo una gestión altamente descentralizada, la cual permitía un rápido crecimiento, basado en la compra de pequeñas unidades de negocio muy especializadas que seguían operando de manera independiente bajo el prisma tecnológico e innovador de su matriz. Con estas bases, el grupo Altran protagonizó uno de los mayores crecimientos empresariales conocidos en el país galo. Solo tres años después, en 1987, salía al mercado secundario de la Bolsa de París. Además, la compañía seguía ampliando sus especializaciones, lo cual le confería un fuerte escudo frente a cambios cíclicos. En 1989 sus ventas se acercaron a los 50 millones de euros y al millar de empleados.

Lejos de conformarse, la década de los noventa comienza para Altran como un punto de inflexión respecto a su modelo de negocio, ofertando un nuevo servicio, integrando a sus profesionales, la mayor parte de ellos ingenieros altamente cualificados, en casa de sus clientes. La compañía continua así creciendo a nivel nacional. Además, la eliminación de los controles fronterizos de la Comunidad Europea ese mismo año, ayuda a la internacionalización del grupo y pone en marcha un ambicioso plan de expansión, con un crecimiento basado en la adquisición de empresas en el extranjero (una media de quince anuales), manteniendo siempre la independencia de gestión, que tan buenos resultados le habían supuesto en una sola década. A finales del año 1992, Altran contaba ya con más de cincuenta filiales y unos ingresos cercanos a los 80 millones de euros.

Sede de Altran en Barcelona, ubicada en el distrito 22@
Sede de Altran en Barcelona, ubicada en el distrito [email protected]

Bajo este mismo prisma, Altran desembarca en España en el año 1993 inaugurando así su apuesta por el mercado español. Poco después, siguiendo la misma estrategia de compras, Altran se convierte rápidamente en un conglomerado de nueve empresas de más de 1.500 empleados.

Las cosas marchaban bien para Altran. Después de más de veinte años de experiencia, el grupo era considerado como el pionero y líder europeo en consultoría de ingeniería e Innovación. Y en España no era para menos. En 2010, Altran España contaba ya con 2.000 profesionales altamente cualificados que estaban consiguiendo crear una marca reconocida en todo el país> y, lo más importante, sus productos y servicios conseguían un alto valor añadido para sus clientes.

La necesidad de una integración inmediata era lo que José Ramón Magarzo, presidente ejecutivo de Altran Iberia, sabía que necesitaba la empresa para poder competir con compañías asentadas en el sector de la Consultoría. Y a ello se dedicó desde el mismo instante en que, en el año 2006, accedió a la presidencia de Altran España. Un plan de acción a cuatro años que él lideró para lograr la integración efectiva del grupo que ha sido posteriormente destacado por el Instituto de Empresa como caso de estrategia con el título: “Altran, la clave para el éxito de una integración”. Un caso que logró despertar el interés debido a la afortunada decisión de encarar el proceso de integración al revés de lo que suele ser habitual: encarando primero el alineamiento estratégico, después el estructural y ya, finalmente, comunicar la marca dando inicio, cuatro años después (en julio de 2010), al plan de comunicación de, como bien dijo el principal artífice del cambio: “una marca que aún estaba aprendiendo a serlo”.

La mayor parte del éxito de Altran reside en el talento del que dispone, de ahí que el esfuerzo se centrara en primer lugar en conformar un equipo con los más capaces y con mayor voluntad de configurar un proyecto común, dándoles además la libertad de actuación necesaria para crear el ambiente que personas de semejante perfil requieren para dar lo mejor de sí mismos. Así, Altran España puso en marcha programas como el Proyecto Omega, que lanzó el desafío a sus empleados de co-crear la empresa como el equipo humano deseara que fuera. De esta forma recogieron 450 ideas concretas para atraer y fidelizar a los profesionales de Altran, una de las grandes preocupaciones de la compañía, de las que se seleccionaron un total de 40, que a lo largo de los años se han ido lanzando e implantando.

Estas acciones de retención de talento, unidas a las desarrolladas para lograr la reorganización estructural de Altran y la unificación de su oferta de servicios, tuvieron un rápido impacto en la cuenta de resultados, que hizo que a nivel mundial se tomara más en serio a Altran España, interesándose en su organización y en su forma de trabajo. Y es que en tan sólo veinte años, Altran España ha logrado posicionarse como la más destacada consultora especializada en ingeniería de alta tecnología. Trabajando junto con las empresas más relevantes del país, gracias a los más de 2.000 profesionales, ingenieros en su mayor parte, que forman parte de ella a través de sus cinco sedes españolas y con el soporte de los más de 21.000 expertos de su red internacional.

Consultores del Área Aeronáutica en la sede de Madrid.
Consultores del Área Aeronáutica en la sede de Madrid.

La innovación: el ADN de Altran

Si tuviéramos que describir en una palabra cuál es el modelo de negocio de Altran esta sería: innovación, la que los innovations makers (como Altran llama a sus consultores) llevan en su ADN. De ahí la importancia que Altran siempre ha concedido a la busca y retención del talento.

Considerando su compromiso en este ámbito, en Altran realizan periódicamente diagnósticos sobre su propia cultura de la innovación, acompañada de planes y programas de mejora. Si la compañía desea que la innovación sea el elemento claramente diferenciador, ello supone su impregnación en la actividad diaria de todos sus profesionales. Así Altran combina con éxito dos metodologías de trabajo que se utilizan por primera vez de forma conjunta en España. Por un lado, Synectics, que nace en los EE.UU. en la década de los 60 y con la que han trabajado alguna vez el 80% de las empresas del índice Fortune. Y, por otro lado, Innovación Sistemática que tiene su origen en la Teoría de Resolución Inventiva de Problemas TRIZ, que nace en la antigua U.R.S.S. en los 50, y permite afrontar la innovación ayudándonos de las estrategias inventivas más exitosas que el ser humano viene repitiendo para resolver problemas, proponiéndonos técnicas para pensar como lo hacen las mentes creativas.

Una configuración en torno a la innovación no solo internamente en el grupo, sino también ayudando a los clientes a ser más innovadores con el fin de que sean capaces de resolver mejor sus problemas, reinventar sus modelos de negocio, o implantar una cultura y unos procesos que les permitan innovar de una forma sistemática.

Altran está convirtiéndose en un auténtico referente en innovación, como lo demuestra el hecho de que ha desarrollado, por ejemplo, su propio índice para medir la capacidad de innovación de los países de la Unión Europea, pudiendo ofrecerles las recomendaciones óptimas y adecuadas para que mejoren sus potenciales; así como la creación de su propia biblioteca, la Biblioteca Altran de Innovación, que va dirigida al sector empresarial para ayudar a sus profesionales a entender e impulsar la Innovación dentro de las organizaciones. La Biblioteca cuenta ya con cuatro volúmenes, un Diccionario de Innovación, el primero que se edita en el mundo, el libro Aquí, ¿quién manda?, la obra divulgativa ¡Ahora, Innova! y el recientemente presentado Cómo gestionar la Innovación.

Altran: sus proyectos más innovadores

Pero donde finalmente tiene reflejo toda la innovación de Altran es en los proyectos que realiza mano a mano con sus clientes. El Grupo Altran en su conjunto ha colaborado, activamente, en muchos de los grandes proyectos desarrollados en los últimos años en los más diferentes sectores a los que la empresa presta servicios: automoción, aeroespacial, administraciones públicas, biotecnología o el sector de las telecomunicaciones.

Unos proyectos afrontados siempre con la mayor ambición y que recuerdan aquellos en que la humanidad se ha implicado, siempre en su afán de llegar más lejos superando los límites conocidos. Como el Solar Impulse, que pretende construir un aeroplano propulsado solamente por energía solar que sea capaz de dar la vuelta al mundo sin usar una sola gota de combustible. Un hito que más allá de su literatura, requiere contar con la máxima eficiencia en la transformación de la radiación solar en fuerza motriz y en la capacidad de almacenamiento para poder volar también de noche, cuando no contamos con la presencia del sol para impulsarnos. Un proyecto que puede dar un empuje muy significativo al aprovechamiento de la energía solar y, por tanto, de una fuente renovable.

Solar Impulse

En la misma línea de lograr un mejor rendimiento de la energía logrando al mismo tiempo reducir drásticamente el impacto medioambiental se encuentra el proyecto Quimera que se ha materializado ya en el desarrollo, íntegramente en España, del AEGT (All Electric GT), el coche eléctrico más potente del mundo. Un coche pensado para competición que cuenta con tres motores, 700 caballos de potencia y que pasa de 0-100 en 3 segundos logrando alcanzar una velocidad punta de 300 km/h. Un laboratorio sobre cuatro ruedas que permite probar todas las tecnologías con la finalidad última de transferir todo el conocimiento adquirido a proyectos futuros del sector de la automoción así como a ofrecer soluciones de vanguardia en sostenibilidad y energías renovables.

AEGT

Una movilidad sostenible que es la que se plasma en otro de los proyectos emblema de la compañía, el vehículo eléctrico multifuncional Altran eMOC que recoge en su ideación todo lo aprendido en el desarrollo de los diferentes modelos de coche eléctrico de competición, convirtiéndose así en un ejemplo de la aplicación de las tecnologías eléctricas al vehículo de pasajeros. El concepto eMOC está basado en la modularidad, es decir, en la definición de un vehículo con alta capacidad de adaptación y flexibilidad antes las necesidades de los usuarios. Es un vehículo de base eléctrica, transformable mediante módulos que permite ampliar las capacidades, las prestaciones y la eficiencia según la situación lo requiera. El vehículo base, es un vehículo autónomo de dos pasajeros diseñado para cubrir las necesidades básicas de movilidad urbana. Destaca principalmente por sus reducidas dimensiones y su sistema de tracción 100% eléctrico, con ruedas traseras motorizadas y un sistema eléctrico integrado en la plataforma del vehículo con un pack de baterías compacto, a base de celdas de Litio-ion, y con un sistema de intercambio de baterías rápido. Además cuenta con un dispositivo inteligente permitiendo la configuración correcta de los módulos y al mismo tiempo asegurar un alto nivel de conectividad e interacción entre el vehículo y su entorno o con el propio usuario.

AEGT

Una actitud de innovación constante que es el sello de identidad de Altran y el pilar fundamental que impregna todas las áreas de la empresa, incluidas también el área de Recursos Humanos, departamento que recibió en el 2011, de manos de SM la Reina Doña Sofía, el Premio Nacional de Innovación otorgado por la Secretaría de Estado de I+D+I, adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad. Un reconocimiento a los modelos de formación, desarrollo del personal y formación continua que se aplican en Altran, entre los que se enmarcan actividades formativas.

Y es que una empresa como Altran en la que el capital humano es su principal valor y que depende de la innovación que esas personas sean capaces de desarrollar, plantea una exigencia diaria a la hora de articular las relaciones con sus profesionales. Y en este sentido, Altran apuesta por abrir cauces de participación con la empresa que aumenten el sentido de pertenencia y que a la vez den respuesta al ansia creativa de sus ingenieros. De ahí iniciativas como “THE i PROJECT” diseñado para promocionar la investigación interna y la innovación, por medio de una competición abierta a todos los empleados del grupo que pueden enviar propuestas de innovación. Iniciativas todas ellas que están consiguiendo el reconocimiento de Altran como una de las empresas preferidas por los ingenieros para poder desarrollar su carrera profesional.

Más información:
www.altran.es
www.altran.com