FEQPA en el desarrollo de la industria química aragonesa

FEQPA en el desarrollo de la industria química aragonesa

febrero 1, 2019 Desactivado Por inqualitas
Abel Sierra
Abel Sierra Calvo es licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull de Barcelona y postgrado en Dirección de Comunicación por la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). Forma parte del equipo de redacción de InQualitas, y ha trabajado como responsable de Economía en la Agencia Catalana de Noticias (ACN) y como corresponsal en Cataluña del Diario Negocio, además de en otros medios de comunicación de prensa y radio.

FEQPA – Federación de Empresas Químicas y Plásticos de Aragón

FEQPA es una agrupación empresarial que representa y defiende los intereses de más de 200 compañías que operan en la comunidad autónoma aragonesa, las cuales suponen más de 4.500 puestos de trabajo, la mayor parte de ellos cualificados y con muchos titulados superiores. En su configuración actual tiene una década de funcionamiento, pero, como ente aglutinador de las diversas asociaciones profesionales y empresariales aragonesas del sector químico, acumula más de treinta años de trayectoria. Se puede, en consecuencia, asegurar que se trata de una agrupación de empresas más que consolidada y con una gran influencia. Respecto no sólo al tejido industrial aragonés, sino también en el ámbito institucional y social.

La Federación se creó en el mes de enero del año 2003, como consecuencia de la integración de la Asociación de Transformadores del Plástico de Zaragoza en la Federación de Empresas Químicas de Aragón (entidad constituida el 22 de enero de 1996, que a su vez tiene su origen en la Asociación Profesional de Empresarios de Químicas). De esta manera se consiguió crear una entidad que defendiera los intereses de toda la industria química de la comunidad, pues en ese momento se entendió, acertadamente, que desde el punto de vista de la utilidad para sus abonados, era más conveniente dirigirse a las instituciones y a todos los actores sociales con una sola voz para poder defender los intereses de las empresas del sector con más fuerza y respaldo.

Algunas de las asociaciones empresariales que están integradas en FEQPA son: la Asociación Profesional de Empresarios de Químicas APEQ, constituida el 14 de julio de 1977; la Asociación de Fabricantes Aragoneses de Pinturas AFAPI, constituida el 18 de abril de 1994; la Asociación Aragonesa de Gestores de Residuos Peligrosos ASAGREP, constituida el 21 de agosto de 2000; y la Asociación de Transformadores del Plástico de Zaragoza AETPZ, constituida en Julio de 1977.

Asimismo, FEQPA se encuentra integrada dentro de la Confederación de Empresarios Oscenses (CEOS), de la Confederación de Empresarios Turolenses (CET), de la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ) y de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE) y la Federación Española de Transformadores y Manipuladores de Plásticos (FETRAPLAST). Uno de los puntos clave en su actuación es que la Federación participa activamente en la negociación del convenio colectivo de la industria química a través de sus representantes en la mesa de negociación.

Formación y acompañamiento

Más allá de las tareas de representación ante las distintas Administraciones y agentes sociales, FEQPA desarrolla una amplia actividad y presta a sus asociados servicios de gran valor añadido, sobre todo en el ámbito de la formación continuada para los profesionales de las diferentes industrias químicas de Aragón. En los últimos años ha creado una interesante oferta de formación en sintonía con la realidad empresarial y laboral, que responde a las necesidades de las empresas del sector y que participa de forma activa en los diferentes planes institucionales relacionados con la formación profesional y ocupacional.

Jornadas para técnicos sobre Autorización Ambiental Integrada. Van  enfocadas a la identificación de problemas, para solucionarlos y  establecer comparativas entre los tiempos de cada fase del proceso de consecución de los objetivos. De esta manera las empresas puedan planificar y dedicar recursos para cumplir con las especificaciones y los plazos.
Jornadas para técnicos sobre Autorización Ambiental Integrada. Van enfocadas a la identificación de problemas, para solucionarlos y establecer comparativas entre los tiempos de cada fase del proceso de consecución de los objetivos. De esta manera las empresas pueden planificar y dedicar recursos para cumplir con las especificaciones y los plazos.

La Federación organiza periódicamente jornadas técnicas relacionadas con las normativas que afectan a las empresas del sector. También se convocan de forma periódica cursos formativos a través de subvenciones para la formación continua de los trabajadores en todas las modalidades previstas por la Administración. FEQPA realiza también una importante tarea en el ámbito de la asesoría básica en materia laboral y medioambiental. Este servicio está incluido en la cuota que las empresas abonan por formar parte de la Federación.

Del mismo modo, la Federación se relaciona con las empresas a través de sus propios canales de información (boletines y noticias), fundamentalmente a través de su portal web www.feqpa.es.

Por otra parte, la Federación tiene la capacidad de gestionar los créditos de formación de las empresas asociadas que así se lo soliciten. De esta manera se pueden promover acciones formativas bonificables dirigidas a mejorar la competitividad en las empresas del sector. Dichas acciones son financiadas por la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, Servicio Público de Empleo Estatal y Fondo Social Europeo, conforme a lo establecido en la Orden TAS/395/2007, por la que se regula el subsistema de la formación profesional continua. En este caso, la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo pone a su disposición un simulador del crédito de formación con el que puede conocer con bastante exactitud la cantidad asignada a su empresa para bonificarse las acciones formativas en que participen sus trabajadores y trabajadoras.

FEQPA organiza diferentes actividades dirigidas a las empresas químicas y plásticos que contribuyen a la mejora competitiva de su actividad, sus productos y sus servicios. Además, la Federación mantiene una fluida comunicación con todos los actores de la industria química para poder informar puntualmente de los eventos de interés para las empresas y profesionales del sector y de las actuaciones y proyectos que la Federación promueve en beneficio de sus asociados.

Un sector estratégico

Las estadísticas oficiales señalan que el sector químico es el segundo mayor exportador de la economía española, y que aporta alrededor del 10% del Producto Industrial Bruto. La industria química es la primera inversora en I+D+i, así como en el ámbito de la protección del Medio Ambiente. Puede afirmarse, además, que es la principal responsable de la mejora de la calidad de vida que el planeta ha experimentado en el último siglo. La química fabrica productos que han alargado nuestra esperanza de vida: las medicinas curan nuestras enfermedades, los fertilizantes multiplican el rendimiento de las cosechas y diversos productos químicos permiten disponer de agua potable, entre otras aportaciones a la sociedad. Por no hablar de la cantidad de productos que utilizamos cotidianamente que están fabricados con derivados del petróleo. Sin las aportaciones de la química, nuestra esperanza de vida apenas superaría los 40 años.

Si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que las industrias químicas fueron fundamentales en los orígenes del proceso de industrialización de Aragón, y que han tenido siempre importancia en el territorio. El ejemplo más claro lo encontramos en localidades como Zaragoza, o bien Monzón o Sabiñánigo, donde la existencia de comunicaciones, energía y agua han sido determinantes para su crecimiento.

La constante evolución del marco normativo hace necesaria una continua puesta al día por parte de los responsables y titulares de las instalaciones. El presidente de la entidad, Jorge Villarroya, y el director general de Desarrollo Industrial del Mº de Industria, Jesús Candil Lozano, en una Jornada Técnica organizada para facilitar el intercambio de experiencias y conocimientos sobre legislación en materia de Responsabilidad Ambiental y sobre el reglamento REACH (Registration, Evaluation, Authorisation and Restriction of Chemicals).
La constante evolución del marco normativo hace necesaria una continua puesta al día por parte de los responsables y titulares de las instalaciones. El presidente de la entidad, Jorge Villarroya, y el director general de Desarrollo Industrial del Mº de Industria, Jesús Candil Lozano, en una Jornada Técnica organizada para facilitar el intercambio de experiencias y conocimientos sobre legislación en materia de Responsabilidad Ambiental y sobre el reglamento REACH (Registration, Evaluation, Authorisation and Restriction of Chemicals).

La industria química aragonesa, históricamente, ha sido capaz de ir generando focos de actividad industrial en diferentes puntos de su territorio, ya sea por sí misma o por la creación y desarrollo de industrias auxiliares. El nacimiento y el desarrollo del sector químico ha sido, sin lugar a dudas, una palanca de crecimiento que en su momento fue fundamental para que Aragón se situara en el camino de la modernidad y para que diversificara su economía. Y también para que mejorara su saldo comercial a causa de la importancia de las exportaciones.

Y es que al igual que en el resto de España, el sector químico en Aragón tiene un papel estratégico y es importante no sólo por sí mismo sino también por toda la actividad económica e industrial que genera a su alrededor. El sector químico ha sido, es y lo seguirá siendo en el futuro, un sector estratégico y esencial para el desarrollo de la sociedad aragonesa y para la proyección internacional de su economía. Uno de los rasgos que caracterizan al sector químico es precisamente su dinamismo, y el hecho de que posea una clara vocación alineada tanto con la investigación como con la innovación es ya de por sí un factor diferencial. Todo ello se traduce obviamente en grandes inversiones, en el uso de muchos recursos materiales y en la necesidad de poder contar con personal altamente cualificado para poder llevar a cabo con éxito esos desarrollos.

Un motor económico

En este sentido, la comunidad autónoma de Aragón no es una excepción, y si bien no cuenta con grandes y bien definidos polos industriales químicos como otras regiones, y tiene pocas grandes empresas en el sector, sí que es cierto que dispone de un interesante entramado de pequeñas y medianas empresas, la mayoría de ellas muy pujantes y con grandes posibilidades de triunfar en la economía global gracias a su dinamismo y su capacidad de adaptarse rápidamente a las necesidades del mercado.

Desde el punto de vista geográfico, son de destacar, por ello, por un lado las empresas químicas situadas en el norte en Monzón y Sabiñánigo en la provincia de Huesca, y las situadas en Zaragoza y alrededores. El tejido industrial químico es algo menor en la provincia de Teruel. Por otro lado, y también agrupado en FEQPA, está el pujante sector de la transformación del plástico, del que en este caso sí que puede afirmarse que tiene un peso relevante en el concierto nacional.

Los subsectores con presencia en la región son muy diversos y emplean alrededor de un 8,5 % del empleo industrial de la comunidad autónoma, según los últimos datos oficiales de los servicios de empleo, así como un porcentaje similar del valor añadido bruto, datos para nada despreciables. Por todo ello, el sector en Aragón puede afirmarse que tiene un gran potencial de crecimiento.

La industria química de Aragón no ha sido inmune a la recesión económica que ha afectado al conjunto de la economía española en los últimos años, si bien el dinamismo de sus empresas ha permitido su rápida recuperación. La crisis afectó al conjunto de su tejido industrial en la medida en que lo hizo al resto de las empresas del país. A partir del segundo semestre del ejercicio 2008 cayó de manera abrupta el consumo nacional e internacional, y con ello, la producción de la industria química aragonesa se resintió. En los dos siguientes años, se mantuvo esta tendencia. Tanto 2009 como 2010 no fueron buenos años para el sector, pero a partir de entonces las decisiones tomadas por el conjunto de la industria química aragonesa, ligadas a un ligero repunte de la demanda nacional, al ajuste interno y a una mejora de las exportaciones a causa de la mejor evolución de la economía de los países vecinos, motivó que a partir de 2013 las cosas se empezaran a ver con más optimismo.

“La situación actual sigue siendo de cautela, y más si tenemos en cuenta todos los factores que inciden en la industria química, como son la evolución del precio de las materias primas, la situación económica de las empresas en particular y del país en general, así como la regulación y la poca credibilidad de la política industrial europea que, al final, es la que determinará nuestro futuro a largo plazo”, señala Jorge Villarroya, presidente de FEQPA.

Una vez cumplidos los primeros diez años de vida como institución, FEQPA se ha marcado como objetivo seguir defendiendo los intereses de la industria química aragonesa, alineando los intereses de las empresas con los del conjunto de la sociedad. En este sentido, Villarroya señala que la Federación quiere continuar siendo “la casa común” de todos aquellos que pertenecen al sector en la comunidad autónoma de Aragón. De hecho considera que aún queda un buen margen hasta lograr este objetivo, y es sin duda una labor de constancia de la que la Federación nunca se podrá desligar. “La unión hace la fuerza y las representaciones empresariales agrupadas en torno a las organizaciones son imprescindibles y de un gran valor para sus representados y para aquellos que por una u otra razón aún no están asociados y por tanto quizás no lo perciban o no quieran percibirlo”, señala.

Cuando el presidente de la Federación echa la vista atrás y analiza los diez años de trayectoria de la institución, no quiere caer en el triunfalismo y señala que aún queda mucho trabajo por hacer si se quiere conseguir que la industria química aragonesa adquiera el papel y el peso que merece y se convierta en un auténtico motor de la economía y en un eje de modernidad. “La Federación tiene ya un largo trecho recorrido y hoy es una entidad muy bien consolidada que presta un gran servicio al sector, a veces y como siempre poco visible y por ende también a veces poco reconocido, pero no importa tanto esto último como lo primero. Esta Federación fue pionera en Aragón ya que nació como Asociación al calor del nacimiento de las grandes organizaciones empresariales cuando se aprueba nuestra Constitución, un dato que demuestra que esta comunidad ha tenido conciencia de que tenía y continúa teniendo un relevante sector químico que merece la pena continuar defendiendo y promocionando”, indica.

El personal de FEQPA realiza, en los centros docentes interesados, la exposición itinerante “Los productos químicos”. Tras el montaje, se da una sesión explicativa al profesorado de cada centro, que se completa con visitas comentadas.
El personal de FEQPA realiza, en los centros docentes interesados, la exposición itinerante
“Los productos químicos”. Tras el montaje, se da una sesión explicativa al profesorado
de cada centro, que se completa con visitas comentadas.

El presidente de FEQPA cree que en ocasiones se valora al conjunto de la industria química atendiendo nada más que a criterios e indicadores económicos, lo cual no da una imagen totalmente real de lo que supone para el conjunto de la sociedad. “Siendo este sector uno de los grandes pilares del desarrollo de una sociedad, nuestros representantes han ido tomando conciencia a lo largo del tiempo de esta importancia, de lo que aporta este sector no solo en términos económicos sino también en términos de intangibles. Tiene una gran afinidad y vinculación con el sistema universitario y los centros de investigación, y en concreto con la Facultad de Ciencias, pero a su vez con los centros tecnológicos y científicos que los hay en un número suficiente y muy bueno en la región. Por todo ello y por otros aspectos no menos importantes Aragón tiene unas condiciones óptimas para atraer empresas de este sector a la región”, reflexiona.

De todas manera, si bien FEQPA ni puede ni es debe ser catalizadora de las actividades y desarrollos de sus empresas, sí se erige hasta donde puede en su rol de representante institucional y defensora de los intereses generales del sector especialmente en temas normativos de variados aspectos de alcance regional y nacional. La federación se ha consolidado en los últimos años como un auténtico altavoz ante la sociedad y sus representantes para defender el sector y expresar las bondades del mismo para estimular la creación de más tejido empresarial y recabar en su caso el apoyo institucional.

Exceso de regulación

FEQPA comparte con la mayoría de asociaciones químicas del país su preocupación por el exceso de regulación que pone en riesgo la viabilidad de la industria química europea. Desde la Federación se considera que el sector que está sobre-regulado a muchos niveles. Y este exceso de regulación da lugar, desde su punto de vista, a una exagerada y complicada burocracia que está afectando seriamente la competitividad del tejido empresarial existente y el devenir del sector en Europa, que tiene que competir con las industrias químicas localizadas en otros países donde no existe ningún tipo de regulación. La industria química local se encuentra, pues, en desventaja.

Una de las cosas que los afiliados a FEQPA valoran más es la capacidad de esta federación de hacerse escuchar en los diferentes foros regionales y nacionales, especialmente en FEIQUE, la gran patronal del sector a la que FEQPA está asociada y que, según Villarroya, “ nos permite en este caso en particular recibir además una información puntual, de calidad y necesaria para los negocios”.

En este sentido, apunta también que los principales problemas que sufren las empresas químicas de Aragón se concentran en el ámbito de ese “voluble, costoso, imperfecto y sobrerregulador marco normativo” que recae sobre la industria en general y sobre la química en particular, y especialmente el que genera el ejecutivo comunitario.

A nivel nacional, considera FEQPA, que el problema es la falta de coordinación normativa entre comunidades y el Gobierno central, lo que está fraccionando el mercado y generando mucha inseguridad jurídica. El sector químico es energéticamente muy dependiente. Por ello, el segundo problema es éste, además de la dependencia española del exterior como por el problema específico del déficit tarifario acumulado, la absurda renuncia política a la energía nuclear o el oneroso mix energético que se ha creado.

Para FEQPA existe un riesgo muy evidente de deslocalización, lo que tendrá consecuencias en la destrucción de puestos de trabajo que se distinguen, precisamente, por su alta cualificación. “El riesgo es muy evidente, y no tanto porque fabricar en países emergentes reduzca los costes laborales, ya que estos no son unos costes excesivamente relevantes, sino porque fatigosa normativa generada por la Unión Europea está expulsando del viejo continente a los sectores industriales”, puntualiza el presidente.

Un ejemplo muy claro lo encontramos en la revisión de la Directiva de comercio de derechos de emisión y el interés de algunos en elevar los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero del 20% al 30%, una medida que provocaría el cierre de plantas industriales en Europa. En este sentido denuncia Villarroya: “Hay quien dice que la crisis hará que sea mucho más fácil el nuevo objetivo porque las empresas han reducido su actividad. Eso sí, lo que nadie dice es que a cambio se fabrica en otras regiones del mundo con estándares ambientales muy inferiores, con evidente saldo negativo ambiental para el planeta, y con la pérdida del empleo y la riqueza europeas”.

Por estos motivos FEQPA, siempre que ha tenido oportunidad de dirigirse a las Administraciones, ha solicitado que, de una vez por todas, queden claras las reglas del juego, ya que un marco normativo sujeto a constante revisión frena las inversiones. “Nos gustaría que las reglas de juego no fueran objeto de cambios constantes que responden, a veces, a intereses populistas y políticos. Poco importa que seamos el sector que más invierte en protección del medio ambiente (20% del total nacional) o I+D+i (el 25%), o que generemos productos, procesos o tecnologías cada vez más sostenibles y eficientes”, defiende el presidente de FEQPA.

Aparte de las políticas que pueden implementarse en el conjunto español, Villarroya cree también que en Aragón habría muchas más inversiones si, por ejemplo, se incrementaran los incentivos a los sectores industriales con arraigo local, porque generan mucho tejido empresarial estable y son más resistentes a las crisis.

Más información:
www.feqpa.com